lunes, 8 de junio de 2015

Jugando sin parar

Cada vez que les quitamos las correas en la calle, se lo pasan mejor, ya que les da más movimiento y libertad.

Y hay se ponen a juguetear revolcados en la hierva del parque.








Más páginas