martes, 9 de agosto de 2016

Son una monada

Si es que no puedo dejar de mirarlos y hecharles fotos.

Como dos buenos hermanos, siempre se ponen bien juntitos, para dormir. Pero cuando huelen a su mama, no dudan en arrastrase hasta ella y sentir su calor.



Más páginas