lunes, 29 de agosto de 2016

Un poco de tranquilidad

Cuando ya los veo por la noche demasiado revolucionados a los dos.... Lo mejor es cogerlos en brazos, ponermelos en mis piernas y con el fresquito de la noche en el patio, esperar a que se duerman un ratito.

Es que ya no paran ni de dia ni de noche, son dos pequeños terremotos.

Y sabeis... me encanta pasar estos momentos asi tranquilita con ellos en el patio, ahora que todavia son cachorros y aun puedo cogerlos en brazos.




Más páginas