domingo, 10 de mayo de 2015

Un poquito de libertad

En esta zona, no hay carreteras ni coches, con lo cual cada vez que vamos, los dejamos correr y jugar libremente sin correa.

También les viene bien, para aprender a recibir nuevas órdenes si se alejan, ya que al decir.... ¡¡¡Aquí¡¡¡... los dos vienen corriendo a nuestro lado.






Más páginas